Borrelia burgdorferi sensu stricto y Borrelia burgdorferi sensu lato (B. garinii, B. afzelii, B. valaisiana, B. bavariensis, B. spielmani, B. turdae, B. japonica, B. tanuki, B. bissettii, B. andersonii, B. lusitaniae, …. y otras genoespecies ) - Anticuerpos IgM; Anticuerpos IgM específicos para varios antígenos; Anticuerpos IgG; Anticuerpos IgG específicos para varios antígenos; Diagnóstico molecular (PCR y secuenciación).

Información (15-07-14) 

La borreliosis de Lyme es un complejo de enfermedades transmitidas a partir de animales (zoonosis), por medio de garrapatas del género Ixodes, que actúan como vectores. Se considera la zoonosis más frecuente, transmitida por artrópodos en zonas cálidas del Viejo y del Nuevo Mundo. Esta zoonosis recibió el nombre de Enfermedad de Lyme, o Borreliosis de Lyme, por haber sido  descrita en cuadros de artritis en la década de 1970, en el distrito costero de “Old Lyme” en Connecticut (EE.UU.). Las espiroquetas causantes transmitidas por las garrapatas se incluyeron en el género Borrelia, y se denominó Borrelia burgdorferi. Posteriormente se fueron evidenciando diferencias entre los aislados de Borrelia de varios tipos de procesos relacionados, y fueron diferenciándose en especies. Por tanto, hoy día se consideran un grupo de especies agrupadas bajo la denominación de Borrelia burgdorferi sensu lato (en sentido amplio). Además, se conoce que los reservorios varían de unas especies a otras, y que la distribución geográfica también varía. El reservorio además, influye y explica la diversidad genética que puede encontrarse para una misma especie. Cuando el reservorio son aves migratorias, la heterogeneidad genética es superior a la que poseen las especies cuyo reservorio se encuentra en mamíferos, o en reptiles, que son más homogéneas.

En la Borreliosis de Lyme, el signo inicial es una lesión exantemática, llamada Erythema migrans, que aparece en el lugar de la picadura de la garrapata transmisora. Después de la inoculación la infección puede afectar a otros órganos, por lo que se considera productora de una enfermedad multisistémica, incluso cuando no haya existido la lesión inicial de Erythema migrans, afectando a las articulaciones (artritis de Lyme), sistema nervioso central (neuroborreliosis), y manifestaciones cutáneas crónicas (Acrodermatitis Crónica Atrofica). Por poder manifestarse la infección con gran diversidad de manifestaciones clínicas, se le ha llamado la “gran imitadora”.

La manifestación articular (artritis de Lyme), se caracteriza por síntomas articulares y musculares, y es producida preferentemente por Borrelia burgdorferi sensu stricto. En EE.UU. el 60% de los pacientes infectados que no son tratados desarrollan la manifestación articular. Sin embargo, en Europa la manifestación articular es menos frecuente (3 a 15% de las infecciones), debido a que las especies encontradas son preferentemente Borrelia afzelii y Borrelia garinii.

La neuroborreliosis, es producida preferentemente por Borrelia garinii, aunque también puede ser producida por Borrelia garinii y Borrelia burgdorferi sensu stricto.

Las manifestaciones cutáneas (Erythema migrans, acrodermatitis crónica atrófica y linfadenosis benigna cutis), son producidas preferentemente por Borrelia afzelii, aunque también pueden ser producidas por las otras especies.

Las especies (genoespecies) admitidas actualmente dentro del complejo Borrelia burgdorferi sensu lato, relacionadas con cuadros clínicos, son las siguientes (9 especies):

• Borrelia burgdorferi sensu stricto, es la especie más importante en EE.UU. se encuentra en Eurasia, en Europa, incluida la Península Ibérica, pero no se encuentra en Asia. Tiene clara significación patógena. Es la única de las tres especies clásicas patógenas (Borrelia burgdorferi sensu stricto, Borrelia afzelii, y Borrelia garinii), que se encuentra en EE.UU. y Eurasia.
• Borrelia garinii, reservorio en aves, se encuentra en Eurasia, incluida la Península Ibérica. Tiene clara significación patógena.
• Borrelia afzelii, reservorio en roedores, se encuentra en Eurasia, incluida la Península Ibérica. Tiene clara significación patógena.
• Borrelia lusitaniae, reservorio en lagartos (Familia Lacertidae), se transmite por la especie de garrapata Ixodes ricinus. Se encuentra en Eurasia, como en el Centro y Norte de Portugal y en España, junto a otras especies, y hasta donde se conoce en el Sur de Portugal y Norte de África como única especie. Se ha descrito como causante de una lesión cutánea crónica en un varón de 46 años en Portugal.
• Borrelia valaisiana, reservorio en aves. Se encuentra en Eurasia, y en la Península Ibérica.
• Borrelia bavariensis. Se encuentra en Eurasia.
• Borrelia bisettii. Se encuentra en EE.UU. y Eurasia.
• Borrelia kurtenbachii. Se encuentra en EE.UU.
• Borrelia spielmanii. Se encuentra en Eurasia.

Las especies sin poder patógeno, o al menos no detectado aun, son las siguientes (9 especies):

• Borrelia americana. Se encuentra en EE.UU.
• Borrelia andersonii. Se encuentra en EE.UU.
• Borrelia californiensis. Se encuentra en EE.UU.
• Borrelia carolinensis. Se encuentra en EE.UU. y Eurasia.
• Borrelia japonica. Se encuentra en Eurasia.
• Borrelia tanukii. Se encuentra en Eurasia.
• Borrelia turdi. Se encuentra en Eurasia.
• Borrelia sinica. Se encuentra en Eurasia.
• Borrelia yangtse. Se encuentra en Eurasia.

Métodos de diagnóstico microbiológicos:

• Aislamiento en cultivo: el más recomendado es el medio de Barbour-Stoenuer-Kelly, pero tiene el inconveniente de que se requiere un periodo de incubación largo, de hasta 4 semanas, con un examen microscópico semanal para observar si se ha obtenido el cultivo.

• Detección y diferenciación molecular de especies mediante PCR, con o sin secuenciación: este método ofrece la ventaja de su rapidez, y de que si se utiliza la diana molecular común y diferencial entre las distintas especies de Borrelia burgdorferi sensu lato. Permite diferenciar ante qué especie nos encontramos, mediante secuenciación.

• Detección de anticuerpos totales, anticuerpos IgM o anticuerpos IgG: esta prueba es útil, ya que normalmente el diagnóstico de Borreliosis de Lyme, es un diagnóstico tardío, y se han inducido anticuerpos. El problema es que a veces los anticuerpos de clase IgG o de clase IgM, detectados por un método inmunoenzimático (ELISA), o por inmunofluorescencia, pueden dar resultados falsos positivos al existir reacción cruzada con otras espiroquetas (Treponema pallidum, Leptospira spp.).

• Detección de anticuerpos frente a antígenos específicos por Inmunoblot: para poder diferenciar los anticuerpos de reacción cruzada, de los anticuerpos específicos generados frente a Borrelia burgdorferi sensu lato, o frente a algunas de las especies, se requiere realizar un procedimiento tipo Inmunoblot –Western-Blot o Line assay-, utilizando antígenos muy purificados de Borrelia burgdorferi sensu lato (OspA, OspC, p100, VlsE, p39, p58 [DbpA, decorin-binding protein A], p41 [flagelina]), separados mediante electroforesis y transferidos a una membrana de nitrocelulosa; o bien utilizar antígenos recombinantes en un método tipo “Line assay”. De esta forma se pueden detectar anticuerpos específicos frente a alguno/s de/de los antígeno/s específicos de Borrelia burgdorferi sensu lato, o de algunas especies concretas de Borrelia, como Borrelia garinii, Borrelia afzelii, Borrelia bavariensis, y Borrelia spielmanii.

Pruebas realizadas en IVAMI:

• Aislamiento en cultivo.

• Detección molecular mediante PCR.

• Diferenciación de especie causante, mediante PCR, seguido de secuenciación del amplicón obtenido.

• Detección de anticuerpos totales, anticuerpos IgM o anticuerpos IgG, mediante enzimoinmunoanálisis (ELISA) para anticuerpos IgM y/o IgG.

• Detección de anticuerpos frente a antígenos específicos de Borrelia por Inmunoblot, tanto en suero, como en líquido cefalorraquídeo.

Muestra/s recomendada/s:

Detección de infección actual por Borrelia burgdorferi sensu lato

• Biopsias cutáneas en casos de Eryhthema migrans o de Dermatitis Crónica Atrófica: depositar biopsia en un tubo estéril de cierre hermético, preferible de polipropileno para evitar roturas durante su transporte al laboratorio.

• Afectación del sistema nervioso central en casos de neuroborreliosis: muestra de líquido cefalorraquídeo, 1 a 2 mL, en vial de polipropileno estéril.

Detección de infección actual o pasada, mediante anticuerpos

• Suero: muestra de 1 a 2 mL de suero en vial de polipropileno estéril.

• Líquido cefalorraquídeo: muestra de 1 a 2 mL de suero en vial de polipropileno estéril.

Conservación y envío de la muestra:

 Refrigerada (preferido) durante menos de 2 días.
 Congelada: más de 2 días.

Plazos de entrega:

• Aislamiento en cultivo: hasta 4 semanas.

• Detección molecular mediante PCR: 48 a 72 horas

• Diferenciación de especie causante, mediante PCR, seguido de secuenciación del amplicón obtenido: 48 a 72 horas.

• Detección de anticuerpos totales, anticuerpos IgM o anticuerpos IgG, mediante enzimoinmunoanálisis (ELISA) para anticuerpos IgM y/o IgG: 48 a 72 horas.

• Detección de anticuerpos frente a antígenos específicos de Borrelia por Inmunoblot : 48 a 72 horas.

Coste de las pruebas:

Consultar a ivami@ivami.com

Servicio recogida de muestra (incluido sólo en España Península):

Solicitar envío de mensajero al teléfono 96-169 17 02.