Candida - Antígeno (manano), Detección de..., Anticuerpos; Diagnóstico molecular (PCR). 

Información (08-11-14)

            Los mananos son polisacáridos formados por uniones de moléculas de manosa. Estos poliacáridos se encuentran en la pared celular de las células de las plantas, formando polisacáridos lineales con uniones glucosídicas β(1-4), y en la pared celular de las levaduras, como Candida albicans y otras especies, formando polisacáridos de estructura ramificada con un eje central formado por uniones glucosídicas α(1-6), y con ramificaciones α(1-2) y  α(1-3). Estos polisacáridos de manosa (mananos) se encuentran conjugados con proeínas (manoproteínas), y se sitúan en la parte más externa de la pared celular. De dentro afuera, en la pared de las células de los hongos por fuera de la membrana citoplásmica, se encuentra una capa de quitina [polisacárido de β(1-4)-acetilglucosamina], despúes hacia fuera existen varias capas de β(1-3)-glucano, junto con galactomananos [β(1-4)-manano con uniones β(1-6)-galactosa, en el caso de Aspegillus y algunos otros hongos], y en la pared celular de las levaduras, como Candida albicans y otras especies, se encuentra la capa de polisacáridos de manosa de estructura ramificada, con un eje central formado por uniones glucosídicas α(1-6), y con ramificaciones α(1-2) y α(1-3). Estos polisacáridos de manosa (mananos) se encuentran conjugados con proteínas (manoproteínas), y se sitúan en la parte más externa de la pared celular.

            La existencia de estas manoproteínas, como un constituyente mayoritario en la pared celular de las células de Candida, y la liberación de los polisacáridos de mananos, hizo pensar que su detección en suero y otros líquidos biológicos, podía constituir un método de diagnóstico de las infecciones profundas por Candida albicans. Para ello, se diseñó un método de ELISA tipo sandwich (sistema captador de manano, y conjugado revelador), que detectase el polisacárido con uniones α-glucosídicas, formando las mannoproteínas de Candida spp. Algunos estudios, evidenciaron su utilidad, mientras que otros no lo evidenciaron por su escasa sensibilidad (40% de las infecciones por Candida albicans), aunque tenían una especificidad elevada (98%). La escasa sensibilidad se debía a que la reactividad del anticuerpo monoclonal utilizado era diferente según la especie de Candida, y a la expresión variable del epitopo reconocido por el anticuerpo monoclonal utilizado.  Cuando se utiliza un anticuerpo monoclonal que detecta  enlaces glucosídicos α-, y β-, de oligosacáridos de manosa, la sensibilidad se incrementa del 69% al 85%, con una especificidad del 95%.

            Por otra parte la detección de anticuerpos, carece de valor diagnóstico por la imposibilidad de discriminar entre anticuerpos debidos a la colonización, o a la infección, por Candida spp.  Además, el antígeno manano circulante, puede ser retirado de la circulación al formarse inmunocomplejos con los anticuerpos. De igual forma, los anticuerpos pueden ser retirados de la circulación al formar inmunocomplejos con el antígeno manano que los indujo.

            Por las razones expuestas, la utilidad de la detección del antígeno mananano, como prueba para diagnosticar las infecciones invasivas por Candida, se considera controvertida. No obstante, IVAMI ofrece esta prueba diagnóstica, junto a las pruebas convencionales de diagnóstico por examen microscópico, cultivo para aislamiento y métodos moleculares (PCR).

Pruebas realizadas en IVAMI:

  • Detección de antígeno (manano), por ELISA.
  • Cultivo para aislamiento.
  • Identificación de especies de levaduras mediante amplificación y secuenciación de la región cromosómica ITS2.
  • PCR en muestras clínicas para Candida spp.

Muestra recomendada:

  • Detección de antígeno: suero, líquido cefalorraquídeo, orina, etc. (0,5 a 1 mL).
  • Cultivo: líquido cefalorraquídeo (LCR), exudado respiratorio profundo, u otras muestras.
  • Identificación de especie de levadura: cultivo con cepa aislada.
  • PCR para detección de Candida spp.: líquido cefalorraquídeo (LCR), exudado respiratorio profundo, u otras muestras.

Conservación y envío de la muestra:

            Refrigerada (preferido) durante menos de 2 días.

            Congelada: más de 2 días.

Plazo de entrega:

  • Detección de anticuerpos: 48 a 72 horas.
  • Detección de antígeno manano: 48 horas.
  • Cultivo: 48 horas.
  • Identificación de especie por métodos moleculares: 48 a 72 horas.
  • PCR para detección de Candida spp. en muestras clínicas: 48 horas..

Coste de la prueba:  

          Consultar a ivami@ivami.com

Servicio recogida de muestra (incluido sólo en España Península):

            Solicitar envío de mensajero al teléfono 96-169 17 02.