Información general Sistema de calidad
(ISO 17025)
Resultados de pruebas
en tiempo real (sólo clientes)
Contactar

Cardio-Facio-Cutáneo, Síndrome… - Genes KRAS, BRAF, MAP2K1 y MAP2K2.

El síndrome Cardio-Facio-Cutáneo (CFC) es un trastorno congénito multisitema caracterizado por su asociación a diversas anomalías características (cardíacas, ectodérmicas y faciales) y retraso mental. El retraso mental está presente en todos los casos en los que se ha empleado el diagnóstico molecular como método o confirmación de diagnóstico, a diferencia de lo que ocurre con el síndrome de Noonan, en el que lo presentan un 25-35% de los afectados. Las anomalías cardícas más frecuentes son estenosis pulmonar, cardiomiopatía hipertrófica y defectos del tabique auricular. Entre las ectodérmicas destacan el pelo ralo y la existencia de lesiones cutáneas hiperqueratósicas.

 Muchas de las características clínicas del síndrome Cardio-Facio-Cutáneo se superponen con el síndrome de Noonan y con el de Costello –véanse Noonan, Síndrome de…-Genes PTPN11, SOS1, KRAS y RAF1 y Costello, Síndrome de…-gen HRAS-. El diagnóstico molecular permite una adecuada diferenciación entre ellos, ya que normalmente están generados por mutaciones en genes diferentes que participan en la misma ruta de señalización (RAS/RAF/MEK/ERK), de ahí los síntomas y características comunes entre los síndromes.

 La ruta de señalización RAS/MAPK está implicada en procesos de proliferación, diferenciación y muerte celular. Las alteraciones genéticas que provocan la desregulación de esta vía, dependiendo de dónde se produzcan, pueden dar lugar a los síndromes de Noonan, Costello y CFC. En el caso del síndrome CFC suelen encontrarse en los genes RAS, BRAF y MAP2K1/2. El producto del gen RAS activa las quinasas serina-treonina de RAF, incluyendo a BRAF que, a su vez, activa a la proteína mitógeno activada quinasa quinasa 1/2 (MAP2K1/2 o MEK1/2). Los productos de MEK1/2 fosforilan entonces a sus dos sustratos, ERK1 y ERK2 que son, a su vez, los productos de los genes MAPK3 y MAPK1, respectivamente.

 Los pacientes afectados por el síndrome CFC no muestran diferencias entre las manifestaciones clínicas asociadas al trastorno en función del gen que se encuentre alterado. Basándonos en los resultados observados hasta ahora parece ser que las anomalías más frecuentes están a lo largo de la secuencia codificante del gen BRAF (69-86%), especialmente en los exones 6, 11, 12, 14 y 15, donde se concentran mayor número de mutaciones. En los genes MAP2K1/2 se reportan entre el 14 y el 23% de las alteraciones asociadas al síndrome CFC, especialmente en los exones 2 y 3 del primero y los exones 2, 3 y 7 del segundo. Las mutaciones en el gen KRAS son, por tanto, las menos habituales, localizándose en alrededor de un 9% de los individuos afectados.

Pruebas realizadas en IVAMI: en IVAMI realizamos la detección de mutaciones en los genes KRAS, BRAF, MAP2K1 y MAP2K2 mediante amplificación por PCR seguida de secuenciación de los amplificados. Se recomienda iniciar el estudio por los exones donde se concentran la mayoría de las mutaciones y, en caso de resultado negativo, ampliarlo al resto de exones que componen cada gen.

Muestras recomendadas: Sangre extraída con EDTA para separación de leucocitos sanguíneos.

<<Volver