Virus Influenza A (H1N1) pdm09: Características, grupos predispuestos para formas agresivas, niños y jóvenes, embarazadas. Diagnóstico molecular (PCR tiempo real), detección de anticuerpos específicos, sensibilidad a los antivirales.

Información 15-06-2009.

La nueva pandemia de gripe está provocada por un virus Influenza A (H1N1), que únicamente difiere del virus Influenza A (H1N1) de la gripe estacional en el perfil antigénico. Los virus de esta pandemia que se han secuenciado, hasta ahora, carecen  de los marcadores de agresividad que se conocen para los virus gripales de alta patogenicidad, como son la presencia de varios aminoácidos básicos en  su hemaglutinina y la estructura de las proteínas PB2 y PB1. En las cepas estudiadas, la hemaglutinina es similar a la de los virus gripales estacionales, la proteína PB2 posee en posición 627 glútámico en lugar de lisina y en posición 701 aspártico en lugar de arginina, y  la proteína PB1 en posición 66 posee arginina en lugar de serina, propios de los virus gripales habituales. Por ello, no podemos hablar, al menos por ahora, de que el virus haya incrementado su agresividad.

Grupos predispuestos para formas agresivas

De momento, no hay justificación para pensar en ello aunque se hayan dado casos graves. El tipo de evolución de las infecciones víricas depende de tres elementos fundamentales: la situación orgánica del individuo infectado, la magnitud del inóculo de virus infectante y la respuesta inmunitaria frente al virus. De la situación orgánica del individuo infectado, comentamos a continuación cuáles son los individuos más propensos a padecer infecciones graves, justificado por su situación orgánica deficiente que dificulta la eliminación del virus del organismo, al mismo tiempo que se descompensan las funciones vitales básicas, fundamentalmente respiratorias y circulatorias.

En cuanto al virus, el actual (junio, 2009), hasta ahora, no ha mostrado cambios, respecto al que comenzó a detectarse en mes de abril 2009. Un elemento importante es la cantidad de virus que inhalemos. Es lógico pensar que cuando inhalamos pocos viriones estos infecten únicamente las células de la parte superior del aparato respiratorio (epitelio nasal, faríngeo y vías respiratorias altas), provocando una sintomatología leve y de corta evolución; mientras que si inhalamos una gran cantidad de virus, éstos llegarían hasta las partes más profundas del aparato respiratorio afectando a células que se encuentran donde tiene lugar el intercambio de oxígeno, los alvéolos, por lo que tendrá mayores consecuencias clínicas y peor evolución. El tercer elemento a considerar es la respuesta inmunitaria del paciente infectado, cuyo objetivo final es eliminar el virus. Para conseguirlo ataca a las células infectadas por el virus, liberando moléculas de comunicación y de daño celulares. Las moléculas de comunicación atraen células fagocitarias al foco de la infección, y las activan para conseguir su objetivo; otras moléculas causan vasodilatación y aumento de permeabilidad de los vasos sanguíneos, para que estos permitan la salida de moléculas plasmáticas con efecto antivírico. Las  moléculas liberadas  causantes de daño tienen como objetivo acabar con las células infectadas por el virus. Esta acción inmunitaria debería ser beneficiosa para el individuo infectado pero puede volverse perjudicial cuando se produce en exceso, desencadenando un proceso inflamatorio pulmonar de graves consecuencias debido a la inflamación pulmonar intensa, como se está observando en los pacientes que hacen neumonías graves.

  

Infecciones en embarazadas

Conocemos que se han dado casos más graves en embarazadas. Esta mayor susceptibilidad no debe sorprendernos ya que las infecciones víricas en general suelen cursar con sintomatología acentuada y una evolución más prolongada en ellas. Incluso esta circunstancia se ha observado en las pandemias anteriores de gripe. La explicación es sencilla y se basa en la disminución de la inmunidad celular que ocurre de forma natural durante la gestación, para permitir que el embrión o el feto no sean rechazados por parte de la madre. Varios estudios realizados desde los años 70, han evidenciado la disminución de los mecanismos inmunitarios celulares durante la gestación. Esta deficiencia parcial transitoria de la inmunidad celular explica, que las infecciones víricas como la gripe, entre otras, cursen con mayor intensidad, tengan un curso más prolongado, y puedan presentar mayor gravedad.

 

Infecciones en niños y jóvenes

Desde el comienzo de la pandemia, se observó que afectaba más a niños e individuos jóvenes. Esto sólo cabía explicarse por la existencia de una inmunidad previa en personas mayores. Efectivamente, se han realizado estudios que han demostrado la existencia de anticuerpos con reacción frente al  nuevo virus en el 33% de los mayores de 60 años, en el 6 y 9% de individuos de 18 a 60 años y en el 0% de los niños, lo que justifica la mayor incidencia en niños y adultos jóvenes. La presencia de estos anticuerpos, indica la exposición previa a un virus con características antigénicas similares, que ha debido circular en la población humana hace años.

 

Infecciones en personas con alteraciones orgánicas

Este nuevo virus, igual que los virus de la gripe estacional, afecta más a las personas con afectación crónica respiratoria -bronquíticos crónicos, asmáticos, afectos de fibrosis quística, ...-, alteraciones cardiacas, enfermedades endocrinas -diabéticos, ...-, inmunodeficientes, hecho motivado por la menor capacidad de defensa orgánica y la facilidad con que estos pacientes sufren un desequilibrio funcional general.

Sensibilidad/resistencia a los antivirales

Todos los aislados del nuevo virus Influenza A (H1N1) eran sensibles a los inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir –TamiflúR- y zanamivir –RelenzaR), y resistentes a las adamantanos (amantadina y rimantadina). Recientemente se han descrito tres aislados en el mundo resistentes a oseltamivir (Japón, Hong-Kong y Dinamarca). Estos aislados continúan siendo sensibles a zanamivir (comunicado de la OMS del 8 de julio de 2009, después de probar la sensibilidad a cerca de 1.000 aislados de este virus). Los pacientes de los que se aislaron estas cepas resistentes evolucionaron bien, y no se encontraron aislados resistentes en sus contagios.

Pruebas realizadas en IVAMI:

En relación con la nueva situación epidemiológica, este laboratorio ofrece las pruebas diagnósticas relacionadas a continuación, que le comunicamos por si fuesen de su interés en algún momento:

  • Detección rápida molecular con RT-PCR Real Time(RT-PCR en Tiempo Real), siguiendo el protocolo recomendado por el CDC, para detectar la presencia del genoma del virus. Esta prueba incluye cuatro reacciones RT-PCR: una para Influenza A -gen M-, una para Influenza A porcino -gen NP-, una para nuevo virus Influenza A (H1N1) -gen HA-, y una para ADN humano como control interno de presencia de inhibidores de las pruebas PCR.
  • Detección de anticuerpos tipo-específicosfrente a virus Influenza A (H1N1) pdm09,  mediante las pruebas de inhibición de hemaglutinación (IHA), o de microneutralización (MN). Las pruebas de enzimoinmunoanálisis (ELISA) o de fijación de complemento habituales, no detectan anticuerpos tipoespecíficos. Estas pruebas de anticuerpos tipo-específicos, permiten diagnosticar las infecciones pasadas a través de la presencia de estos anticuerpos, o conocer el estado de protección por la presencia de anticuerpos adquiridos por haber tenido un contacto previo con el virus durante un proceso sintomático o asintomático, o bien porque hayan sido inmunizados al haberse vacunado cuando esté disponible la vacuna.
  • Aislamiento en cultivodel virus mediante inoculación de cultivos celulares tipo Shell-Vial, necesaria para disponer de las cepas del virus, en caso necesario. Los resultados del aislamiento en cultivo pueden estar disponible a las 48 horas de la recepción de la muestra.
  • Detección de resistenciaa los inhibidores de la neuraminidasa (oseltamivir -TamifluR- y zanamivir -RelenzaR-), mediante secuenciación del gen de la neuraminidasa.
    Nuestro laboratorio suministra lo necesario para la recogida de las muestras, y envío al laboratorio (envases de recogida y contenedores para el transporte refrigerado) con el servicio de mensajería correspondiente.
  • Secuenciación directade los productos de RT-PCR de las cepas aisladas del nuevo virus Influenza A (H1N1), o de las muestras positivas por RT-PCR para este virus.

Muestras recomendadas: 

  • Exudado respiratorio profundo, o en caso de no poderse obtener, exudado nasofaríngeo. 
  • Conservación y envío de la muestra:

     

    • Refrigerada (preferido) durante menos de 2 días.
    • Congelada: más de 2 días. 

    Plazos de entrega:

    • Detección rápida molecular con RT-PCR Real Time(RT-PCR en Tiempo Real): menos de 24 horas.
    • Aislamiento en cultivodel virus: 5 a 7 días.
    • Detección de anticuerpos tipo-específicosfrente a virus Influenza A (H1N1) pdm09: 3-4 días.
    • Detección de resistenciaa los inhibidores de la neuraminidasa: 3 – 4 días.
    • Secuenciación directade los productos de RT-PCR de las cepas aisladas del nuevo virus: 4 – 4 días.

    Coste de las pruebas: