Instituto Valenciano de Microbiología
(IVAMI)

Masía El Romeral
Ctra. de Bétera a San Antonio Km. 0,3
46117 Bétera (Valencia)
Tel. 96 169 17 02
Fax 96 169 16 37
Email: 
www.ivami.com
CIF B-96337217

Imprimir

Determinación de la actividad antibacteriana en superficies cerámicas. ASTM E3031–20. [Standard Practice for Determination of Antibacterial Activity on Ceramic surfaces].

Prueba acreditada por ENAC.

La norma ASTM E3031 describe un método para la evaluación cuantitativa de la actividad antibacteriana de las superficies cerámicas esmaltadas que se han diseñado específicamente para contener un tratamiento antibacteriano. Este método pretende solucionar algunas limitaciones de los métodos descritos por las normas ASTM E2180 e ISO 22196, que no tienen en cuenta las complejidades asociadas a una superficie cerámica. Para ello, la norma ASTM E3031 incorpora un paso inicial de prehidratación de las piezas cerámicas para evitar la desecación de la superficie por absorción de agua a través del cuerpo de la pieza y admite el empleo de piezas control de vidrio de borosilicato, cuando no se disponga de piezas iguales a las del ensayo, pero cuyo esmalte esté libre de los componentes antibacterianos, o si las sustancias químicas del esmalte hacen que dichas piezas no soporten el crecimiento de microorganismos bajo las condiciones de ensayo, y por lo tanto, no son adecuadas para la comparación.

El procedimiento de ensayo comienza con la las prehidratación de las muestras cerámicas, colocando las piezas sobre toallitas humedecidas e incubándolas a 35ºC ± 2ºC a >75% de humedad relativa durante 18 a 24 horas. Tras este periodo, se inoculan las piezas de cerámica esmaltadas con propiedades antibacterianas y las piezas control (piezas cuyo esmalte no contenga elementos con propiedades antibacterianas, o piezas de vidrio de borosilicato) con una suspensión de Escherichia coli de concentración conocida, y se incuban 24 horas a 35ºC ± 2ºC. Posteriormente, las bacterias se recuperan en un caldo neutralizador y se realiza el recuento mediante siembra en placa. La comparación de las reducciones logarítmicas obtenidas a partir de las muestras de cerámica con antibacterianos y las muestras de cerámica control sin antibacterianos, permite determinar si el tratamiento antibacteriano incorporado en el esmalte es considerado bacteriostático, bactericida, si produce una inhibición parcial o si no tiene efecto sobre el crecimiento bacteriano.

En la prueba se utilizan piezas cuadradas de 50 mm ± 1 mm. En total se requieren 5 piezas con el esmalte conteniendo el elemento antibacteriano y 5 piezas similares con esmaltado sin elementos antibacterianos. Si no fuese posible disponer de piezas no tratadas, o si por su composición química estas no fueran adecuadas para soportar el crecimiento bacteriano, el fabricante puede justificarlo y suministrar 10 piezas de vidrio de borosilicato del mismo tamaño. No obstante, por si fuese necesario repetir alguna parte de la prueba o confirmar un resultado se recomienda enviar el doble de piezas del número indicado, es decir 20 piezas (10 con esmaltado antibacteriano y 10 con esmaltado sin propiedades antibacterianas o de vidrio de borosilicato).