Instituto Valenciano de Microbiología
(IVAMI)

Masía El Romeral
Ctra. de Bétera a San Antonio Km. 0,3
46117 Bétera (Valencia)
Tel. 96 169 17 02
Fax 96 169 16 37
Email: 
www.ivami.com
CIF B-96337217

Imprimir

Productos Textiles – Determinación de la actividad antiviral de los productos textiles (ISO 18184: 2019) [Textiles - Determination of antiviral activity of textile products]

La mejora global en el nivel de vida hace que los consumidores busquen productos protectores de la salud. El aumento de interés de las personas por la protección contra las enfermedades epidémicas, que les protejan en lugares concurridos con otras personas, como ocurre en los medios públicos de transporte, los hospitales, las residencias de tercera edad, etc., junto con los avances en la tecnología de procesamiento de productos textiles, han permitido desarrollar productos con efectos protectores para la salud y la higiene. El producto textil con propiedades antivirales es fruto del desarrollo de la tecnología textil y de la biotecnología. Al ser productos relativamente nuevos, los métodos de prueba desarrollados para evaluar sus propiedades fueron desarrollados por los propios fabricantes, por lo que no existía un método de prueba unificado, lo que dificultaba su evaluación tanto por parte de los consumidores como por los fabricantes. Los productos textiles antivirales son textiles capaces de reducir el número de partículas de virus infecciosos que entran en contacto con la superficie del textil.

Todo ello ha conllevado la necesidad de establecer un estándar internacional para satisfacer la necesidad planteada por los consumidores y fabricantes que pudiera aplicarse a telas tejidas, fibras, hilados, trenzados, etc. La norma ISO 18184: 2019, especifica métodos de prueba para la determinación de la actividad antiviral de los productos textiles contra virus específicos. Debido a las características individuales de cada uno de los virus, en cuanto a su afectación por los productos incorporados a los productos textiles, los resultados de un virus de prueba no se pueden extrapolar a otros virus.

En la norma se indican dos virus como ejemplo, virus Influenza A H3N2 (A/Hong Kong/8/68/H3N2) y Calicivirus felino, el primero de ellos de sensibilidad considerable, y el segundo de mayor resistencia, pero se indica que se pueden utilizar otros virus a petición de los fabricantes. En IVAMI, se utilizarán los virus que decidan elegir los clientes, que a su vez deben estar seleccionados en función de la actividad antiviral esperada por el fabricante, teniendo en cuenta que los virus más resistentes son aquellos sin envoltura (Poliovirus, Adenovirus, Norovirus), mientras que los virus con envoltura son más sensibles. Como ejemplo, indicamos que la norma EN 14476, para considerar a un producto como virucida general, debe mostrar actividad frente a Poliovirus, Adenovirus y Norovirus; que si el producto muestra actividad únicamente frente a Adenovirus y Norovirus, se considera como virucida de actividad limitada (con actividad frente a Adenovirus, Norovirus, Rotavirus y virus con envoltura); y que si el producto muestra actividad frente a virus Vaccinia se considera activo únicamente frente a virus con envoltura.

En la norma se dan dos métodos alternativos para cuantificar el número de virus infecciosos, que son el método de la formación de placas y el método TCID50 (Unidades Infecciosas para cultivo celular 50%). La norma deja a criterio del laboratorio la conveniencia de utilizar uno u otro de ellos. En IVAMI, por la experiencia con las pruebas realizadas según otras normas aceptadas internacionalmente (EN, ASTM, ISO), se utiliza la cuantificación de virus viable mediante el procedimiento de las TCID50.

En la prueba se utilizan piezas de tejidos, tanto control (sin antiviral incorporado), como del producto tejido con antiviral incorporado, que son esterilizadas en autoclave, o en caso contrario por el procedimiento indicado por el fabricante, que son inoculadas en varios puntos con la/s suspensión/es de virus elegida/s con un número de TCID50 conocidas (> 107) y son mantenidas durante un tiempo de contacto de 2 horas (o hasta un máximo de 24 horas) con las piezas de tejidos. Tras el periodo de contacto se procede a eluir los virus depositados y a cuantificar la cantidad de virus presente. La norma no establece un criterio de reducción de la cantidad de virus para afirmar que el producto posee actividad antivírica, sino que únicamente permite asignar un valor de reducción al comparar con tejidos control sin antiviral incorporado. Por esta razón, deben disponerse de todos los controles adecuados en la prueba, para confirmar que el tejido no contiene elementos que impidan la cuantificación del virus en los cultivos celulares inoculados, por liberar sustancias que disminuyan la sensibilidad de los cultivos celulares a la infección por el virus. Por otra parte, deben incluirse controles del número de virus depositados inmediatamente después de haberlos colocados sobre los tejidos, y controles de tanto del tejido sin antiviral, como con antiviral sin inocular con la/s suspensión/es de virus.

Coste de la prueba con los virus recomendados por la norma ISO y otras normas (EN, ASTM):

Coste de la prueba con otros virus no exigidos por las normas EN: