BS 6905-Prueba de capacidad de desinfectantes de Kelsey-Sykes. BS 6905:1987. Método para la estimación de la concentración de los desinfectantes utilizados en condiciones de suciedad en los hospitales por la prueba Kelsey-Sykes modificada.

Prueba no acreditada.

     Las pruebas de capacidad de desinfectantes, cuyo prototipo es la prueba de Kelsey-Sykes, proporcionan información sobre la capacidad de una solución desinfectante para ser expuesta a microorganismos y materia orgánica sin perder su actividad. Con estas pruebas puede conocerse las concentraciones de uso recomendadas para un desinfectante y una aplicación, así como los intervalos en los que deben renovarse los contenedores con desinfectantes donde se depositen elementos contaminados que puedan contener microorganismos y materia orgánica. Para realizar esta prueba, el fabricante debe informar al laboratorio de las condiciones en las que vaya a utilizarse el desinfectante, y debe elegir los microorganismos que se deseen probar en la realización de la prueba. Los microorganismos más recomendados para realizar la prueba son Escherichia coli, Pseudomonas aeruginosa, Staphylococcus aureus, Proteus spp., Candida albicans, …, pero pueden elegirse otros). En la prueba una solución de desinfectante, a la concentración propuesta por el fabricante,  conteniendo materia orgánica, es inoculada con una suspensión homogénea de uno de los microorganismos elegidos, manteniéndose a la temperatura elegida por el fabricante (en general +22ºC). En intervalos de 10 minutos, a lo largo de un hora, se añade la suspensión de bacterias, tomándose una muestra de la mezcla a los 8 minutos de la inoculación, para determinar la presencia de microorganismos viables, tanto por siembra en placas de medio de cultivo, como por inoculación en medios de cultivo líquidos. El procedimiento se realiza durante una hora, por lo que pueden realizarse 6 inoculaciones con la suspensión bacteriana. Este procedimiento debe realizarse para cada uno de los microorganismos elegidos. El punto final de la prueba, con respecto a la actividad del desinfectante, es el número mayor de adiciones de la suspensión bacteriana, cuyos recuentos proporcionen menos de 5 colonias en cinco muestreos, o menos de 2 cultivos positivos en medio líquido. En general, una dilución de uso de un desinfectante se considera satisfactoria si se pueden realizar 3 o más inoculaciones, antes de obtenerse un cultivo positivo. En la prueba se utilizan tres concentraciones del desinfectante, una de ellas elegida por el fabricante, y otras dos, superior e inferior respectivamente, elegidas por el laboratorio que realiza la prueba, que son utilizadas como controles. En la prueba se utilizan neutralizadores antes de realizar las siembras para inactivar el desinfectante antes de realizar los cultivos de viabilidad, por lo que el fabricante debe proporcionar los componentes del desinfectante para que se pueda  elegir el neutralizador más adecuado. Prueba con tres microorganismos, una concentración del desinfectante, una sustancia interferente, y una temperatura de exposición, elegidos por el fabricante.