OECD 183-5-Prueba de eficacia de cebos frente a cucarachas. OECD 183-5 (Guidance document on assays for testing efficacy of baits against cockroaches, Series on Testing and Assessment No. 183, Series on Biocides No. 5).

Esta prueba está destinada a determinar la eficacia de productos utilizados para el control de cucarachas en espacios cerrados con productos que contienen insecticidas activos y atrayentes.

La prueba debe realizarse al menos con tres réplicas en momentos diferentes y con diferentes lotes de cucarachas. En la prueba pueden utilizarse las siguientes especies de importancia sanitaria pública en Europa, Norteamérica, Australia y Asia: Blatella germanica (cucaracha alemana), Blatta orientalis (cucaracha oriental), Periplaneta americana (cucaracha americana), Supella longipalpa (cucaracha de banda marrón o de dormitorios), o Periplaneta australasie (cucaracha australiana, de Hawai y de Sudeste de EE.UU.). De ellas las cucaracha alemana y la Oriental son las más prevalentes en Europa. En caso de que se fuese a probar cebos específicos para una especie, ésta debe utilizarse. Si por el contrario se fuesen a probar cebos generales para cucarachas, deben utilizarse las dos especies más prevalentes (Blattella germanica y Blatta orientalis en Europa o bien Periplaneta americana como ejemplo de cucarachas grandes; En Norteamérica Blatela germanica y Periplaneta americana). En caso de que se deseen utilizar cucarachas locales para reflejar las condiciones del lugar, o cuando existan problemas de resistencia a insecticidas, debe indicarse.

Los cebos contienen uno o más ingredientes insecticidas activos combinados con un alimento o compuesto atrayente no activo para cucarachas. Los ingredientes activos son tóxicos con acción letal sobre todos los estadios móviles, o reguladores del crecimiento que son activos frente a estadios ninfales, por lo que según los componentes activos deben elegirse unos u otros estadios para realizar las pruebas. Los cebos deben ser atrayentes y efectivos incluso cuando existan fuentes alternativas de alimentos, y deben mantener su actividad insecticida, su consistencia y atracción incluso en localizaciones húmedas, como cocinas, aseos o conducciones.  

Las pruebas pueden realizarse en dos tipos de cámaras de pruebas: a) cámara unicompartimental, o b) cámara bicompartimental constituida por dos compartimentos unidos por una conexión tubular, uno de ellos destinado a la alimentación, y otro de ellos destinado a su ubicación.

Los insectos utilizados en las pruebas son criados en el laboratorio, y se utilizan adultos o ninfas de estadios precoces, medios o tardíos. En la prueba pueden utilizarse distintos estadios evolutivos: 50 ejemplares adultos (25 machos y 25 hembras para cualquiera de las tres especies); una mezcla de adultos y estadios ninfales tardíos (40 ninfas, 20 machos adultos y 20 hembras adultas para Blatella germanica, con ligeras variaciones de número para otras especies; o fases ninfales precoces (50 a 100, según la especie elegida). Las cantidades referidas son para cada una de las tres réplicas. Los insectos deben adaptarse al espacio de prueba durante al menos 3 días o hasta que los insectos se adapten a su habitat, sin exceder de un porcentaje de mortalidad establecido. El tiempo de evaluación es de 3 a 8 semanas según los ingredientes activos utilizados (insecticidas clásicos, insecticidas juveniles o inhibidores de síntesis de quitina). Las pruebas se desarrollan a una temperatura de ensayo que depende de las condiciones climatológicas en la que vaya a utilizarse el producto (19ºC a 35-40ºC, aunque la temperatura media que puede utilizarse es de 22 ± 3ºC y una humedad relativa de 55 ± 10%, pero puede ser mayor para productos que vayan a utilizarse en lugares húmedos. Durante la prueba se aporta agua ad libiutum. Deben realizarse tres grupos de ensayo (réplicas) por cada concentración del producto evaluada, variando la posición de los cebos en cada réplica. Deben incluirse al menos dos controles de producto evaluado (cebo sin sustancia activa y sustancia activa sin cebo) y un control positivo utilizando una sustancia registrada destinada al mismo fin (dos réplicas). Durante el tiempo de exposición (21 días) deben determinarse las cucarachas muertas y moribundas y hacer un seguimiento de estas últimas durante al menos 7 días después de finalizar la prueba aportándole agua y alimentación normal. La mortalidad se evalúa en los días 1 y 2 y cada 24 horas de intervalo hasta los 21 días, determinándola por sexos, estadios de desarrollo y localización).

La realización de la prueba puede ser por el método de “no elección”, en el que no se encuentre un alimento alternativo, o por el método de “elección”, en el que se encuentra disponible un alimento alternativo. El método de “no elección”, se recomienda cuando se desee conocer si la matriz del cebo es atractiva para las cucarachas, para detectar repelencia y la concentración de ingredientes activos en la formulación para matar las cucarachas. El método de “elección” está indicado para conocer el efecto atrayente en comparación con otras fuentes alternativas de alimento. Para considerar un producto eficaz, debe obtenerse al final de la prueba una tasa de mortalidad corregida del 95% en una prueba de “no elección” o del 90% en una prueba de “elección”.

Variables a seleccionar por el solicitante:

  • Especie concreta a utilizar en caso de cebos específicos de especie, o especies más prevalentes en caso de cebos generales para cucarachas.
  • Tipo de insecticida (clásico, fases juveniles, inhibidores de síntesis de quitina).
  • Método de “no elección” o método de “elección”.
  • Fases de insectos que se deseen utilizar según la actividad de los compuestos insecticidas que contengan los cebos (adultos; adultos y estadios ninfales; sólo estadios ninfales).
  • Tiempo de exposición.
  • Condiciones ambientales de temperatura y humedad en caso de que sean condiciones fuera de las habituales (temperatura 22 ± 3ºC; humedad relativa 55 ± 10%). 

Material proporcionado por el solicitante:

  • Cebos completos, que contengan sustancias insecticidas y atrayentes.
  • Controles de con sustancia insecticida, sin sustancia atrayente.
  • Controles de sustancia atrayente, sin componente insecticida.
  • Control positivo registrado en caso de que el fabricante desee elegirlo.