ASTM E645-13. Evaluación de microbicidas usados en sistemas de enfriamiento de aguas (ASTM E645-13. Standard Practice for Evaluation of Microbicides Used in Cooling Water Systems).

Prueba no acreditada en nuestro laboratorio.

Esta norma describe un procedimiento para evaluar la eficacia de los microbicidas (bactericidas, fungicidas y/o alguicidas), que se utilizan para controlar el crecimiento microbiano en sistemas de enfriamiento de aguas. Para la evaluación según esta norma se utilizan agua de refrigeración y/o sedimentos/biopelículas obtenidas de la realidad. La adición de sedimentos/biopelículas aborda la necesidad de incluir las principales fuentes de microorganismos en los sistemas de agua de refrigeración. Sin embargo, incluso con esta adición, los resultados de laboratorio pueden no ser totalmente predictivos de la eficacia microbicida en la realidad. Esto es debido a que las condiciones que pueden afectar la eficacia de los microbicidas en la realidad son difíciles de simular en el laboratorio. Estas condiciones que afectan a la eficacia de los microbicidas incluyen la tasa de purga, la adición de agua de reposición, dureza del agua, fugas de hidrocarburos, pH, cantidad de sedimentos presentes, sólidos disueltos, presencia de microbios en el interior de las biocapas (biofilms), y presencia de otros sedimentos (sales, minerales de hierro, sustancias orgánicas, etc.) en las superficies. La principal dificultad de este método reside en la dificultad para enumerar todos los microbios presentes en el agua debido a su gran diversidad y requerimientos diferentes para su cultivo lo que implica utilizar distintos medios de cultivo para conseguir una recuperación adecuada.

En la prueba, los microbicidas son evaluados contra microbios del agua o de sedimentos, bajo condiciones que simulan un sistema de agua de refrigeración. Para ello, los microbicidas, en la concentración/es elegida/s por el fabricante, son enfrentados al agua de refrigeración o a la suspensión de sedimentos. El tiempo de contacto debe elegirse por el fabricante, pero la norma indica que debe incluirse como obligatorio un tiempo de 3 ± 1 hora y 24 ± 0,25 horas. La temperatura de contacto se recomienda que sea de ± 5ºC la temperatura existente en el desagüe, cuando se tomó la muestra de agua/sedimento para realizar la prueba. Tras el tiempo de contacto elegido, se determina el número de microbios (bacterias aerobias, bacterias anaerobias, hongos o algas) y se compara con los valores al inicio (basales) de la prueba no expuestos al producto.

El fabricante debe decidir las condiciones en las que desea que se realice la evaluación (agua o sedimentos), la concentración/es de uso del producto, el tiempo de contacto si es diferente de los obligatorios según la norma, y la temperatura durante el contacto si es diferente a la existente en el sistema de refrigeración del que se tomó la matriz para la prueba (agua o sedimento).

Los resultados se expresan según la reducción logarítmica de cada grupo de microoganismos (bacterias aerobias, bacterias anaerobias, hongos y algas) obtenida para la concentración de biocida probada en relación con el recuento inicial de la muestra control que no ha sido expuesta al producto, considerándose que una reducción de 1 log equivale al 90% de muerte; 2 log equivale a 99%; 3 log equivale a 99,9% y 4 log a 99,99%.

La concentración mínima bactericida para considerar eficaz al producto dependerá de los requerimientos del fabricante o de los requisitos para su registro. En la mayoría de los casos un 90% de muerte (reducción de 1 log), es el mínimo nivel considerado aceptable para mostrar eficacia de un microbicida.