Prueba de citotoxicidad in vitro. UNE-EN ISO 10993-5: 2009. Evaluación biológica de productos sanitarios. Parte 5: Ensayos de citotoxicidad in vitro.

 

Prueba acreditada por ENAC.

Prueba con el certificado de Buenas prácticas de laboratorio (BPLs).

 

Esta norma describe el procedimiento para detectar la citotoxicidad in vitro de dispositivos médicos. La prueba puede realizarse con un extracto del dispositivo o con el dispositivo íntegro en contacto directo con las células. Con el dispositivo íntegro también se puede realizar una aplicación indirecta por difusión en agarosa o por difusión a través de un filtro. Los dispositivos deben estar estériles, o deben esterilizarse en el laboratorio según las directrices del fabricante, ya que deben ponerse en contacto con cultivos celulares estériles. Debe proporcionarse cuáles son las recomendaciones del fabricante para la solución de extracción en caso de que la prueba deba realizarse con un extracto del dispositivo, y las condiciones que puedan degradarlo para evitarse. Si existe alguna preferencia por el uso de alguna línea celular concreta, debe indicarse. Las células más habituales de uso disponibles son células Vero, células BHK-21, WI-38, 3T3, .... La prueba debe realizarse por triplicado, y debe incluir los controles positivos y negativos correspondientes. Las monocapas utilizadas se encontrarán en un estado de confluencia parcial con unas 24 a 48 horas de cultivo y tras la exposición al dispositivo en cualquiera de sus formas, se seguirán durante 24 y 48. Para evaluar el efecto puede optarse por el método cualitativo mediante el examen microscópico con una graduación de los efectos (0/1/2/3/4), indicando los grados 2 a 4 de citotoxicidad del producto (anexo B de la norma). Para el método cuantitativo, la norma ofrece tres alternativas: la reducción de captación de colorante rojo neutro (NRU: Neutral Red Uptake) (anexo A de la norma); la reducción del MTT [3-(4,5-dimethylthiazol-2-yl)-2,5-diphenyltetrazoliumbromid] dando lugar a la formación de formazán (anexo C de la norma) o la reducción de XTT [2,3-bis(2-methoxy-4-nitro-5-sulfophenyl)-5-[(phenylamino)carbonyl] -2H-tetrazolium hydroxide] dando lugar a la formación de formazán (anexo D de la norma). Cualquiera de las tres alternativas, permiten calcular el índice de muerte celular, que cuando es superior al 30%, indica citotoxicidad. En IVAMI, de forma habitual se utiliza el método con rojo neutro.