Prueba de toxicidad dérmica con dosis repetidas durante 21/28 días. OECD 410: 1981 (Repeated Dose Dermal Toxicity: 21/28-day Study). 

 

Prueba con el Certificado de Buenas Prácticas de Laboratorio (BPLs). 

Esta prueba proporciona información sobre los posibles riesgos para la salud que pueden surgir de exposiciones repetidas de un producto por vía dérmica. El ensayo según la guía OECD 410 proporciona información sobre los efectos de la exposición repetida y puede indicar la necesidad de estudios a más largo plazo, así como proporcionar información sobre los niveles de dosis que deberían emplearse en ellos. La extrapolación de los resultados del estudio al hombre es válida en un grado limitado, pero puede proporcionar información útil sobre el grado de absorción percutánea de una sustancia.

En este procedimiento se pueden emplear ratas adultas, conejos o cobayas. El producto químico de prueba se aplica diariamente sobre al menos el 10% de la superficie corporal durante varias horas al día, durante un periodo de 21/28 días. Se debe aplicar en dosis graduadas en la piel de varios grupos de animales experimentales, empleando una dosis por grupo. Por cada nivel de dosis, se emplean al menos 10 animales (5 hembras y 5 machos) con piel sana. Se deben usar un mínimo de tres niveles de dosis, con un control, y cuando sea apropiado un control de vehículo. Mientras el nivel de dosis más alto debería producir efectos tóxicos, pero no producir una incidencia de muertes que impida una evaluación significativa, el nivel de dosis más bajo no debe producir evidencia de toxicidad. Además, se puede emplear un grupo adicional o satélite de animales tratados que se mantendrán 14 días más sin tratamiento para estudiar la recuperación o persistencia de los efectos tóxicos. También, para sustancias para las que no se espera toxicidad basándose en los datos existentes de compuestos estructuralmente relacionados, se puede realizar una prueba límite. Para ello, el producto químico debe ser ensayado a un nivel de dosis de al menos 1.000 mg/kg de peso corporal por día.

Durante el periodo de aplicación, los animales se observan diariamente para detectar signos de toxicidad. Tanto los animales que mueren o son sacrificados durante la prueba, como los animales supervivientes que son sacrificados al final del estudio son sometidos a necropsia. Al final del periodo de ensayo, debe realizarse un examen hematológico, determinaciones de bioquímica clínica, y estudios de anatomía patológica (necropsia e histopatología).