Toxicidad oral aguda: procedimiento de dosificación ascendente y descendente

(Acute Oral Toxicity: Up and down procedure-UPD-)(OECD 425: 2008). 

Prueba con el Certificado de Buenas Prácticas de Laboratorio (BPLs) 

Este procedimiento de evaluación de la toxicidad oral aguda permite la estimación de la dosis letal oral media (LD50) con un intervalo de confianza y clasificar la sustancia de prueba según el Sistema Globalmente Armonizado (GHS o Globally Harmonised System), empleado para la clasificación de sustancias químicas que causan toxicidad aguda. Este procedimiento está diseñado para sustancias que causan la muerte de los animales en 1 o 2 días, pero no es práctico cuando se espera que las sustancias causen una muerte considerablemente retrasada, tras 5 días o más.

En esta prueba se emplean preferiblemente ratas hembras adultas jóvenes y sanas. La sustancia de prueba se administra en una única dosis a través de una sonda gástrica o una cánula. En aquellas situaciones donde la evidencia disponible indique que es probable que la sustancia de prueba tenga baja toxicidad, por debajo de la dosis límite reglamentaria, se puede realizar una prueba límite. No obstante, si existe poca o ninguna información disponible sobre la sustancia, se debe realizar la prueba principal

La prueba límite se usa cuando la información disponible indica que probablemente el material de ensayo no sea tóxico. Es una prueba secuencial en la que se emplean un máximo de 5 animales. Se puede emplear una dosis de prueba de 2.000 mg/kg, o excepcionalmente de 5.000 mg/kg (sólo cuando esté justificado por necesidades reglamentarias específicas). Si el primer animal dosificado muere, o si en total mueren 3 de los animales tratados con la sustancia de prueba, debe realizarse la prueba principal para determinar la LD50.

La prueba principal debe emplearse cuando no existe información sobre la toxicidad del producto a ensayar, existe información escasa o se prevee que será tóxico. Esta prueba consiste en la aplicación de una progresión de dosis en la que los animales se dosifican secuencialmente a intervalos de 48 horas como mínimo. Cuando no exista información disponible para realizar una estimación preliminar de la LD50, se debe emplear con una dosis próxima a 175 mg/kg, y utilizar una progresión con una pendiente de 2. El primer animal recibe la dosis por debajo de la estimación del LD50, o próxima a 175 mg/kg si no se dispone de información sobre la posible LD50. Si el animal sobrevive, se inocula el siguiente animal con una dosis creciente o si muere con una decreciente (se debe elegir la pendiente de la progresión entre 1 y 8). Según el resultado obtenido en los siguientes animales, la prueba continúa con dosis crecientes o decrecientes. El ensayo finaliza cuando: 3 animales consecutivos sobreviven a la concentración superior; ocurran 5 reversiones en 6 animales consecutivos; o al menos 4 animales siguen la primera reversión y los ratios de probabilidad exceden el valor crítico. Si no ocurre ninguno de los criterios para detener el ensayo, se finalizará la prueba cuando se hayan dosificado 15 animales.

Los animales deben observarse durante un total de 14 días y deben informarse de todas las reacciones tóxicas observadas y su duración. Al final de la prueba, todos los animales deben pesarse y someterse a una necropsia general, y si existen órganos con evidencia de patología debe considerarse el examen microscópico de los órganos.