Pruebas genéticas de paternidad realizadas con palomas (Columbia livia var. domestica y otras especies)

 

Información 27-05-14.


Interés de estas pruebas

Existen varias situaciones en las que las pruebas genéticas pueden contribuir a realizar identificaciones con palomas, como son las siguientes:

1. Determinación de especie  

Cuando se desconozca la especie exacta, puede determinarse mediante el análisis genético.

2. Determinación del sexo

Las palomas jóvenes no expresan diferencias externas manifiestas entre los dos sexos (machos y hembras, es decir carecen de dimorfismo sexual), por lo que es difícil determinar el sexo. Esto mismo, puede ocurrir en algunas palomas adultas.

Sin embargo, existen diferencias genéticas que pueden permitir esta diferenciación. Las palomas poseen 80 cromosomas (40 parejas), a diferencia de los mamíferos, como el hombre, que poseen 46 cromosomas (23 parejas). Todas las parejas de cromosomas, excepto una de ellas se denominan autosomas, porque  no tienen nada que ver con las diferencias de sexo. Una pareja de cromosoma en cada especie de animales, se denomina cromosomas sexuales (alosomas), porque están implicados en las diferencias sexuales.

En las aves los cromosomas sexuales son inversos a lo que ocurre en los mamíferos, por lo que las hembras son heterogaméticas (ZW), mientras que el macho es homogamético (ZZ). Por esta característica, puede determinarse detectando la secuencia genética del cromosoma W y del cromosoma Z. La presencia únicamente del cromosoma Z, identifica a los machos, y la del cromosoma Z y W identifica a las hembras. En otros animales, como los mamíferos, es al contrario, es decir, los cromosomas de las hembras son homogaméticos (XX), mientras que los del macho son heterogaméticos (XY).

3. Determinación de paternidad y línea genética (pedigree)

Desde la domesticación de la paloma doméstica (Columbia livia var. domestica), a partir de la paloma de roca salvaje, se han obtenido varios cientos de variedades diferentes de palomas. Muchas de estas variedades sólo se mantienen por su aspecto externo, su capacidad voladora deportiva, u otras características particulares de cada una de ellas.

En ocasiones, se han producido fraudes al considerar una paloma emparentada con una variedad de paloma que presenta alguna característica relevante, en general de tipo competitivo, que incrementa su valor. Por esta razón, en muchas ocasiones, se requiere la comparación genética, para poder afirmar y comprobar la relación de parentesco.
       
En los estudios genéticos de parentesco, pueden seguirse con fiabilidad hasta tres generaciones de descendencia respecto a los progenitores (hijos, nietos y bisnietos).
       
Pruebas realizadas en IVAMI:

  • Determinación de la especie, mediante amplificación por PCR (Polymerase Chain Reaction) y secuenciación.
  • Determinación del sexo, mediante amplificación por PCR.
  • Determinación de paternidad, mediante identificación de los tipos STR (Short Tandem Repeats.

       
Muestras recomendadas:

Solicitar información a ivami@ivami.com

Conservación y envío de muestras

Solicitar información a ivami@ivami.com

Tiempo para emisión de resultados

El tiempo habitual es menor de 7 días laborables, desde que se recibe la muestra. Si disponemos antes de los resultados, lo comunicaríamos. Los informes se remiten por correo electrónico y/o correo ordinario, según lo solicite el cliente.

Coste de las pruebas

Solicitar información a ivami@ivami.com

Envío de las muestras:

Solicitar información a ivami@ivami.com

Información básica sobre las pruebas genéticas realizadas

a. ¿Cuáles son los fundamentos para realizar las pruebas genéticas en aves?

Las pruebas moleculares pueden determinar la paternidad de los descendientes de cualquier especie.

Estas pruebas están basadas en las diferencias en las secuencias de los ácidos nucleicos existentes en el núcleo de las células. El ácido nucleico de las células de las aves está distribuido en los 80 cromosomas de cada célula. En cada célula existen dos copias similares de cada uno de los cromosomas, 40 de ellos procedentes del padre y 40 procedentes de la  madre.  

Para conocer la paternidad de un descendiente, se recurre a estudiar las diferencias cromosómicas existentes en cada ejemplar. Como hemos comentado, un descendiente, recibe una copia de cada uno de los cromosomas del padre y otro de la madre. Si estudiamos las secuencias de ácidos nucleicos de las células de un descendiente, podemos detectar las características de la copia procedente de la madre, fácil de determinar, cuándo se compara con los cromosomas de la madre. El otro cromosoma, con sus características, procede del padre, y por lo tanto se puede comparar con los del/de los supuesto/s padre/s en estudio. Si las características del cromosoma del hijo se encuentran entre las encontradas en el padre y en la madre, podrá afirmarse que ese hijo es de esos padres. Por el contrario si únicamente, la mitad de todas las características del cromosoma de la madre se encuentran en el hijo, pero la mitad de todas las características del padre no se encuentran en el hijo, podrá decirse que ese hijo no es de ese padre. Si sólo se dispone de la muestra del hijo, y del padre investigado, sólo podrá decirse si se puede excluir al padre estudiado, como progenitor del hijo.

¿Qué pruebas se realizan para determinar la paternidad? – Estudio de los microsatélites

La forma habitual actual para comparar las secuencias de los ácidos nucleicos en los estudios de paternidad, es a través del las pruebas denominadas STR (Short Tandem Repeats; Secuencias repetidas cortas). Como su nombre indica, es el estudio de secuencias cortas de los constituyentes de los ácidos nucleicos (nucleótidos), que están repetidas a lo largo de los cromosomas. Estas secuencias cortas se denominan “microsatélites”. Para poder visualizar estos microsatélites, en el laboratorio se extrae el ácido nucleico de las células presentes en la muestra. A continuación, se realiza la multiplicación (replicación o copiado innumerables veces) de las zonas de las secuencias de los ácidos nucleicos, donde se encuentran las repeticiones de nucleótidos (microsatélites). Estas copias se obtienen por un procedimiento denominado “PCR” (Polymerase Chain Reaction; Reacción en cadena de la polimerasa). Con la PCR se obtienen miles de millones de copias de cada uno de los microsatélites que tengan los cromosomas, de forma que pueden visualizarse en el laboratorio y compararse. No obstante, estas copias están mezcladas, y para poderlas comparar es necesario separarlas según su tamaño. Para ello, se utilizan procedimientos como las electroforesis en geles, o electroforesis capilar de una secuencia de ácidos nucleicos, que separan las copias en función de su carga eléctrica y de su tamaño molecular.

Los patrones de microsatélites, obtenidos de cada individuo sometido a estudio se comparan entre sí para determinar las similitudes y diferencias. En el patrón de microsatélites de un descendiente deben encontrarse algunos que son idénticos a  los de la madre. El resto, deben corresponderse con los del supuesto padre. Si no se corresponden, el individuo no es descendiente de ese padre estudiado.

¿Qué muestras son necesarias para realizar las pruebas? – Se necesitan células

Es necesario disponer de células de las que puedan extraerse los ácidos nucleicos de los cromosomas. Cualquier muestra biológica que contenga células es idónea. Por ejemplo, una torunda impregnada en células de la mucosa bucal, una muestra de sangre, unas plumas con su raíz, ........

¿Qué fiabilidad tienen estas pruebas? – Muy elevada

Estas pruebas poseen una fiabilidad del 100% para excluir la paternidad, y una fiabilidad superior al 99% para atribuir la paternidad.