Deficiencia de sulfatasa múltiple; síndrome de Austin; Mucosulfatidosis (Multiple sulfatase deficiency) - Gen SUMF1

La deficiencia de sulfatasa múltiple, también conocida como Síndrome de Austin o mucosulfatidosis, es una enfermedad que afecta principalmente al cerebro, la piel y el esqueleto. Debido a que los signos y síntomas de la enfermedad varían ampliamente, se ha dividido en tres tipos: neonatal, infantil tardía y juvenil.

 

El tipo neonatal es la forma más grave, con signos y síntomas que aparecen poco después del nacimiento. Los individuos afectados presentan leucodistrofia, lo que puede contribuir a problemas de movimiento, convulsiones, retraso en el desarrollo y crecimiento lento. También presentan piel seca, ictiosis e hipertricosis. Las anomalías esqueléticas pueden incluir escoliosis, rigidez en las articulaciones y disostosis múltiple. Los individuos afectados también pueden tener pérdida de audición, malformaciones cardíacas y hepatoesplenomegalia. Muchos de los signos y síntomas de la deficiencia de sulfatasa múltiple neonatal empeoran con el tiempo.

El tipo infantil tardío es la forma más frecuente de la enfermedad. Se caracteriza por el desarrollo cognitivo normal a comienzos de la infancia seguido de regresión psicomotora debida a la leucodistrofia u otras anomalías cerebrales. Las personas con esta forma de la enfermedad no manifiestan tantos signos y síntomas como las personas con el tipo neonatal, pero con frecuencia tienen ictiosis, anomalías esqueléticas y rasgos faciales toscos.

El tipo juvenil es la forma más rara de deficiencia de sulfatasa múltiple. Los signos y síntomas del tipo juvenil aparecen a mediados o finales de la infancia. Al igual que en el tipo infantil tardío, los individuos afectados tienen un comienzo de desarrollo cognitivo normal, pero posteriormente manifiestan regresión psicomotora. Por lo general, la regresión psicomotora en el tipo juvenil ocurre a un ritmo más lento que en el tipo tardío infantil. La ictiosis también es frecuente en este tipo.

La esperanza de vida se acorta en individuos con todo tipo de deficiencia de sulfatasa múltiple. Por lo general, los individuos afectados sobreviven sólo unos pocos años después de que aparezcan los signos y síntomas de la enfermedad. Sin embargo, la esperanza de vida varía en función de la gravedad de la enfermedad y la rapidez con la que los problemas neurológicos empeoran.

Este proceso es debido a mutaciones en el gen SUMF1 (sulfatase modifying factor 1), situado en el brazo corto del cromosoma 3 (3p26.1). Este gen, codifica una enzima denominada enzima generadora de formilglicina (FGE). Esta enzima se encuentra en el retículo endoplásmico, implicado en el procesamiento y el transporte de proteínas. La enzima FGE modifica otras enzimas denominadas sulfatasas, que ayudan a la descomposición de sustancias que contienen sulfatos. Estas sustancias incluyen una variedad de azúcares, grasas y hormonas. Específicamente, FGE convierte el aminoácido cisteína en C-alfa-formilglicina.

Se han identificado al menos 35 mutaciones en el gen SUMF1 que conducen a  deficiencia de sulfatasa múltiple, que corresponden a: mutaciones sin sentido (25), mutaciones de corte y unión -splicing- (2), deleciones pequeñas (6) y deleciones mayores (1). La mayoría de las mutaciones genéticas cambian aminoácidos individuales en la enzima FGE, lo que reduce intensamente la función de la enzima o da lugar a una enzima inestable que se descompone rápidamente. La actividad de las sulfatasas se deteriora debido a que la enzima FGE modifica todas las sulfatasas conocidas. Las moléculas que contienen sulfato que no se descompone se acumula en las células, lo que puede provocar la muerte celular. La muerte de las células en algunos tejidos concretos, específicamente el cerebro, esqueleto y la piel, conducen a muchos de los signos y síntomas de la deficiencia de sulfatasa múltiple. Las mutaciones que generan una reducción de la función de la enzima FGE están asociadas con los casos más leves de la enfermedad, mientras que las mutaciones que generan la síntesis de una enzima inestable FGE tienden a estar asociados con los casos más graves de deficiencia de sulfatasa múltiple.

Esta enfermedad se hereda con un patrón autosómico recesivo, es decir, ambas copias del gen en cada célula deben tener las mutaciones para que se exprese la alteración. Los padres de un individuo con una enfermedad autosómica recesiva tienen una copia del gen mutado, pero por lo general no muestran signos y síntomas de la enfermedad.

Pruebas realizadas en IVAMI: en IVAMI realizamos la detección de mutaciones asociadas  con deficiencia de sulfatasa múltiple, mediante la amplificación completa por PCR de los exones del gen SUMF1, y su posterior secuenciación.

Muestras recomendadas: sangre extraída con EDTA para separación de leucocitos sanguíneos, o tarjeta impregnada con muestra de sangre desecada (IVAMI puede enviar por correo la tarjeta para depositar la muestra de sangre).