ASTM E2752-Actividad antibacteriana residual de productos de aseo personal. Evaluación de la eficacia residual de los productos antibacterianos de limpieza personal. ASTM E2752-10 (2015). [Standard Guide for Evaluation of Residual Effectiveness of Antibacterial Personal Cleansing Products].

Prueba acreditada por ENAC.

Dada la importancia en el mantenimiento de la higiene personal, para prevenir, entre otros, el desarrollo y la diseminación de infecciones, enfermedades y malos olores, este procedimiento está, específicamente, diseñado para demostrar la efectividad de un producto de limpieza personal antibacteriano, evaluando la reducción del número de un organismo marcador (que representa los transitorios), tanto inmediatamente como después de una exposición prolongada al lavado (limpieza),  utilizándolo bajo las  condiciones de uso indicadas por el cliente. A su vez, se puede demostrar el efecto de la actividad antibacteriana residual, por medio de la inhibición de la proliferación de bacterias en la piel después de un período de contacto con el producto.

Esta prueba utiliza la contaminación de las manos, como mínimo, de quince sujetos adultos (para cada combinación de sustancia de prueba que se desea analizar). Dichos sujetos se abstendrán de usar cualquier producto que contenga agentes antimicrobianos, tanto orales como tópicos, durante al menos una semana antes de la prueba, proporcionándoles un kit de aseo personal, sin productos antimicrobianos, de cuidado de uso exclusivo durante el ensayo. Las manos de los quince sujetos que no presenten cortes o abrasiones y las uñas de los dedos que estén cortadas y limpias, son lavadas varias veces con el producto de prueba, y posteriormente, contaminadas. Este método proporciona la opción de utilizar alguno/s de los siguientes organismos de prueba: Escherichia coli ATCC 11229 o Staphylococcus aureus ATCC 27217.

El producto antibacteriano, ya sea toallita, jabón líquido o un producto que no requiera enjuague,  se evalúa después de varias aplicaciones de prueba durante tres días y tres veces al día, programando las aplicaciones con, al menos, una hora de diferencia entre ellas. La norma ofrece hasta nueve aplicaciones, pero podrán determinarse más o menos en función de los objetivos del producto a analizar. Las zonas de prueba seleccionadas se lavan varias veces con el producto o vehículo de limpieza. Tras el lavado, estas zonas,  se inoculan con un organismo marcador y se ocluyen durante un período de tiempo específico después del cual se muestrean y se evalúan. La actividad residual se determina en cualquier momento seleccionado, después de la última aplicación de tratamiento, inoculando el organismo en tres zonas de prueba diferentes. El tiempo de exposición podría ser de 30 min, 2 horas y 5 horas pero dependerá de las indicaciones del cliente. Cada zona inoculada será muestreada para determinar la supervivencia de los organismos, de este modo, se evalúa la actividad antibacteriana residual en cada intervalo de evaluación, comparando los recuentos de UFC por el método estadístico de Wilcoxon.

El cliente deberá elegir un tiempo de contacto, una concentración de ensayo o indicaciones del fabricante sobre cómo agregar el producto, además, del número de aplicaciones de la sustancia de prueba que se desee incorporar en el ensayo. El solicitante de la prueba deberá de hacer constar estos requisitos en el formulario correspondiente.