Prueba de toxicidad oral con dosis repetidas durante 28 días en roedores

(Repeated dose 28 days oral toxicity study in rodents - OECD 407:2008)

 Prueba con el Certificado de Buenas Prácticas de Laboratorio (BPLs)

El objetivo de la prueba según la guía OECD 407 es el estudio de los efectos en una amplia variedad de posibles dianas de toxicidad, proporcionando información sobre los posibles peligros para la salud que pueden surgir de la exposición repetida durante un periodo de tiempo relativamente limitado, incluidos los efectos en los sistemas nervioso, inmunológico y endocrino. Los datos derivados de este estudio permiten la caracterización de la toxicidad de la sustancia de prueba, indicar la relación dosis respuesta y determinan el nivel de dosis sin efecto adverso observable (NOAEL: No-Observed Adverse Effect Level).

La especie de roedor preferida para este ensayo es la rata, aunque pueden emplearse otras especies de roedores siempre que se justifique la elección. El estudio debe realizarse en animales jóvenes adultos. La sustancia de ensayo se administra por vía oral (por sonda o por incorporación en la dieta y el agua potable) diariamente en dosis graduadas a varios grupos de animales experimentales, empleando una dosis por grupo durante un periodo de 28 días. Se deben emplear al menos 3 niveles de dosis y un control. Cada grupo debe constar de al menos 10 animales (5 machos y 5 hembras). El nivel de dosis más alto se debe elegir con el objetivo de inducir efectos tóxicos, pero no la muerte o el sufrimiento de los animales. Posteriormente, se debe seleccionar una secuencia descendente de niveles de dosis, generalmente las reducciones entre 2 a 4 veces son apropiadas para estos ensayos. Además, se puede incluir un grupo satélite adicional de 10 animales (5 por sexo) en el control y el nivel de dosis superior, para estudiar la reversibilidad o persistencia de los efectos tóxicos observados al menos 14 días tras el tratamiento. La norma también contempla que, si a partir de otros datos no se esperan efectos tóxicos a una dosis de 1000 mg /Kg por día, puede no considerarse necesario un estudio completo, y se puede realizar una prueba límite.

Durante el periodo de administración, los animales se observan diariamente en busca de signos de toxicidad. En la cuarta semana de exposición debe evaluarse la reactividad sensorial a estímulos de diferentes tipos, la fuerza de agarre y la actividad motora. Al final del periodo de prueba, deben realizarse ensayos hematológicos, de bioquímica clínica, y de anatomía patológica (necropsia e histopatología).