Parvovirus bovino (Bovine Parvovirus -BPV-) - Diagnóstico molecular (PCR)

 

Parvovirus bovino (BPV) es un virus del género Parvovirus, de la familia Parvoviridae. Este agente afecta a terneros y bovinos adultos en todo el mundo, en los que causa diarrea, así como enfermedades respiratorias y reproductivas en función de la edad del animal. Los parvovirus poseen un genoma de aproximadamente 5.000 nucleótidos con ADN de cadena simple por lo que se incluyen en el Grupo II de la Clasificación de Baltimore. Estos virus están constituidos de una cápside de simetría icosaédrica y carente de envoltura viral. Los parvovirus tienen un tamaño de 18 a 26 nm de diámetro. Se han identificado tres subespecies de parvovirus bovino designadas como BPV1, BPV2 y BPV3.

La transmisión de parvovirus bovino se produce principalmente por vía fecal-oral a través de la ingestión de agua o alimentos contaminados por heces procedentes de animales infectados, así como por vía transplacentaria causando muertes fetales y abortos. El virus también puede encontrarse en superficies y objetos que han estado en contacto con heces infectadas. Una vez en el organismo del animal, el virus se multiplica en el epitelio intestinal, los macrófagos y las células pulmonares.

La infección por BPV puede variar en intensidad en función del individuo afectado. En terneros neonatales la infección cursa generalmente con diarrea como único síntoma de la infección. Sin embargo, algunos animales pueden manifestar estados febriles, deshidratación y letargo. Además, pueden presentarse complicaciones respiratorias secundarias como la neumonía, lo que da lugar a disnea y tos. En bovinos adultos la infección por parvovirus causa habitualmente síntomas de tipo respiratorio tales como tos, disnea y secreción nasal, así como aborto y el nacimiento de terneros débiles o nacidos muertos en infecciones de tipo reproductivo. Los signos clínicos de infección por BPV pueden empeorar como consecuencia de infecciones gastrointestinales concurrentes.

El examen post-mortem de los terneros infectados presenta generalmente lesiones intestinales, como atrofia de las vellosidades intestinales y la fusión y la degeneración de la cripta. Así mismo, puede detectarse necrosis del tejido linfoide asociado con el tracto intestinal y el timo. Intestino delgado y ciego parecen ser sitios preferenciales para la infección y replicación de BPV. En fetos abortados, se observan cuerpos de inclusión intranucleares en las células del intestino delgado, los ganglios linfáticos, el hígado y el cerebelo. Además, el virus puede detectarse en las glándulas suprarrenales, pulmones, bazo, corazón y timo mediante inmunofluorescencia (IF).

Pruebas recomendadas para el diagnóstico:

El diagnóstico molecular mediante PCR (Polymerase Chain Reaction), es el método mas recomendando actualmente.

Pruebas realizadas en IVAMI:

  • Diagnóstico molecular (PCR: Polymerase Chain Reaction), para detectar ADN de Parvovirus.

Muestra recomendada: 

  • Sangre total extraída con EDTA (2 a 5 mL).
  • Heces.

Conservación y envío de la muestra:

  • Refrigerada (preferido) durante menos de 2 días.
  • Congelada: más de 2 días. 

Plazo de entrega: 

  • Diagnóstico molecular (PCR): 24 a 48 horas. 

Coste de la prueba:  

  • Diagnóstico molecular (PCR): Consultar a ivami@ivami.com.
  • Diagnóstico e identificación molecular (PCR y secuenciación): Consultar a ivami@ivami.com.