Reovirus aviares - Diagnóstico molecular (RT-PCR).
 
Información 17-03-2015.
   
       Las infecciones por Reovirus aviares son importantes para los pollos, por las afectaciones que provocan y por las pérdidas económicas que ocasionan. Los reovirus aviares son Orthoreovirus de la familia Reoviridae. El género Reovirus incluye cinco especies, distribuidas en tres subgrupos distintos: subgrupo I con Reovirus de mamíferos; subgrupo II con Reovirus de aves; y el subgrupo III con Reovirus de baboon. Estos virus de 70-80 nm, sin envoltura, nucleocápside icosaédrica, con proteínas de superficie estructuradas en una doble capa, ARN de doble cadena dividido en 10 segmentos (L1, L2, L3, M1, M2, M3, S1, S2, S3 y S4), se replican en el citoplasma de las células. Su genoma codifica 11 proteínas de las que 10 forman parte del virión (lambda-a, lambda-B, lambda-C, mi-A, mi-B, mi-NS, sigma-C, sigma-A, sigma-B, sigma-NS). De todas las proteína, dos de ellas no estructurales y nueve estructurales.
      
       Pueden tolerar un amplio margen de pH (3,0 – 9,0), y la temperatura ambiental, pero son destruidos a 56ºC en menos de 1 hora. Pueden sobrevivir unos 10 días sobre metales galvanizados, vidrio, gomas, plumas, y serrín. En el agua pueden sobrevivir hasta unas 10 semanas. Los Reovirus aviares son resistentes a algunos desinfectantes.

Enfermedad
      
       Este virus puede transmitirse por vía vertical u horizontal. La infección en un corral suele aparecer a partir de un pollo recién nacido infectado por vía vitelina a través del huevo. La vía transvitelina es posible aunque la tasa de transmisión sea muy baja. Desde este origen, la extensión a las demás aves del corral ocurre con más frecuencia a través de la vía feco-oral, seguida de la vía respiratoria. La infección también puede ocurrir a través de heridas en las patas de las aves, donde puede establecerse en la articulación tarsal. Una vez que la infección ha penetrado, los Reovirus aviares pueden sobrevivir en los tejidos durante varias semanas. La resistencia a la infección está relacionada directamente con la edad. Los pollitos que se infectan un día después de nacer desarrollan una lesión articular más intensa y más título de virus intestinal que aquellos que se infectan a las dos semanas de edad. Existen algunos microorganismos que aumentan la patogenicidad de los Reovirus en las articulaciones de los pollos, como Mycoplasma synoviaeStaphylococcus aureus, virus de la enfermedad bursal infecciosa, virus de anemia de los pollos.
      
       Experimentalmente, se ha comprobado en pollos adultos inoculados por vía esofágica, nasal, o traqueal, que el virus se extiende a través de todo el tracto entérico, respiratorio, reproductor  el tarso y tendón articular. El lugar principal de replicación es el tracto entérico, en las células epiteliales del intestino delgado, pero también replica en la bursa de Fabricius. El virus, tras 24 a 48 horas, se disemina rápidamente a otros órganos. La articulación tibiotarsal y tarsometatarsal son los lugares donde la replicación del virus provoca daños más intensos, que en casos graves llega a provocar la ruptura del tendón.
      
       Las manifestaciones más importantes de la infección en las aves incluyen artritis, tenosinovitis, enfermedad de alas azules en pollos (blue wing disease), o el síndrome “runting-stunting” correspondiente a una afectación generalizada manifestada por disminución del crecimiento, palidez de las patas y pico, del plumaje con plumas de las puntas de las alas torsionadas (en helicóptero), reducción del tamaño del hígado, y agrandamiento de la vesícula biliar, reducción del páncreas, intestinos translúcidos, etc. La enfermedad de alas azules afecta a los pollos jóvenes (young broiler chickens), con una mortalidad de alrededor del 10%. También suelen aparecer hemorragias intramusculares y subcutáneas y atrofia del bazo, bursa de Fabricius, y timo. Este virus se extiende con más frecuencia a la piel y músculos, que son los lugares donde las infecciones son más evidentes. La artritis aviar causa cojera, especialmente por afectación de la articulación tarsal, que en los casos más graves llega a provocar la ruptura de los tendones. Este virus también se ha demostrado que puede causar miocarditis, hepatitis, síndrome de malabsorción, osteoporosis e inmunosupresión.

Diagnóstico
      
       Existen pruebas de enzimoinmunoanálisis (ELISA) para detectar las proteínas sigma-C y sigma-B. Este virus se puede cultivar en cultivos celulares de células de embrión de pollo, pero su desarrollo e identificación posteriores son muy lentos, por lo que no es el método de diagnóstico adecuado. Para su aislamiento en cultivo se requieren células primarias de pollito (pulmonares, hepáticas, renales, y fibroblastos de embrión de pollo), en las que producen sincitios. También puede aislarse mediante inoculación al embrión de pollo manifestándose con la muerte del embrión con lesiones hemorrágicas y necróticas en hígado. Actualmente, el método recomendado es la detección molecular, mediante RT-PCR.

Prevención
      
       Al ser una infección de distribución universal, relativamente resistente a las condiciones ambientales es muy difícil su erradicación. Además, la imposibilidad de detectarlo en torundas de cloaca dificulta el diagnóstico en aves. La transmisión a través del huevo también facilita su extensión a nuevos corrales. Por todo ello, lo mejor para su control es la vacunación. Existen vacunas vivas e inactivadas que pueden proteger desde fases iniciales a los pollitos. La vacunación de gallinas ponedoras permite la protección de los pollitos por transferencia de anticuerpos a través del saco vitelino.

Pruebas realizadas en IVAMI:

  • Diagnóstico molecular mediante RT-PCR.

Muestra recomendada:
   
Preferente:
  • Muestra de articulación afectada, y si fuese posible por sacrificar algún animal, la articulación afecta (por ejemplo la pata que muestre la lesión de artritis y/o de tenosinovitis tarsal). Introducirla en recipiente estéril.
Otras:
  • Heces, en recipiente estéril
  • Exudado respiratorio.
  • Exudado bursal.

Conservación y envío de la muestra:

    Refrigerada (preferido) durante menos de 2 días.
    Congelada: más de 2 días.

Plazo de entrega:

  • 48 – 72 horas desde que se recibe la muestra.

Coste de la prueba:    

       Consultar a ivami@ivami.com