Kearns-Sayre, Síndrome de …, (Kearns-Sayre syndrome) – ADN mitocondrial.

El síndrome de Kearns-Sayre es una alteración que afecta a muchas partes del organismo, especialmente los ojos. Las características del síndrome de Kearns-Sayre suelen aparecer antes de los 20 años de edad. Los signos y síntomas característicos incluyen oftalmoplejía externa progresiva y retinopatía pigmentaria que provoca la degeneración de la retina y puede dar lugar a pérdida de la visión. Además, las personas afectadas tienen al menos uno de los siguientes signos o síntomas: defectos de la conducción cardíaca, ataxia o concentraciones anormalmente altas de proteína en el líquido cefalorraquídeo.

Además, los individuos con síndrome de Kearns-Sayre también pueden presentar debilidad muscular en las extremidades, sordera, problemas renales y demencia. Las personas afectadas suelen tener baja estatura. Ocasionalmente, padecen diabetes mellitus.

El síndrome de Kearns-Sayre es una alteración debida a defectos en las mitocondrias, donde se realiza la fosforilación oxidativa. Aunque la mayor parte del ADN está en los  cromosomas dentro del núcleo (ADN nuclear), las mitocondrias también tienen una pequeña cantidad ADN, llamado ADN mitocondrial (ADNmt). En los seres humanos, el ADN mitocondrial abarca unos 16.500 pares de bases, que representan una pequeña fracción del total de ADN en las células. El ADN mitocondrial contiene 37 genes, todos ellos esenciales para la función mitocondrial normal. Trece de estos genes codifican enzimas que participan en la fosforilación oxidativa. La fosforilación oxidativa es un proceso que utiliza oxígeno y carbohidratos simples para producir trifosfato de adenosina (ATP), principal fuente de energía de la célula. Los genes restantes, codifican moléculas llamadas ARN de transferencia (ARNt) y ARN ribosómico (ARNr). Estos tipos de ARN ayudan a ensamblar aminoácidos en las proteínas funcionales.

Las personas con síndrome de Kearns-Sayre tienen una gran deleción de ADNmt, que va desde 1.000 a 10.000 nucleótidos. El motivo de esta supresión en los individuos afectados es desconocida. Las deleciones de ADNmt que dan lugar al síndrome de Kearns-Sayre provocan la pérdida de genes importantes para la formación de proteína mitocondrial y la fosforilación oxidativa. La deleción más común elimina 4.997 nucleótidos, que incluye doce genes mitocondriales. Las deleciones de ADNmt afectan a la fosforilación oxidativa dan lugar a una disminución en la producción de energía celular. Independientemente de que se eliminen los genes, todos los pasos de la fosforilación oxidativa se ven afectados. No está claro cómo estas supresiones llevan a los signos y síntomas específicos del síndrome de Kearns-Sayre, aunque las características de la enfermedad están probablemente relacionadas con la falta de energía celular. Se cree que los ojos se afecta con frecuencia por defectos mitocondriales debido a que son especialmente dependientes de las mitocondrias para la energía.

Esta enfermedad generalmente no se hereda, sino que surge de las mutaciones que tienen lugar en las células del organismo después de la concepción. Esta alteración se denomina mutación somática y está presente sólo en ciertas células. En raras ocasiones, el síndrome de Kearns-Sayre se hereda con un patrón mitocondrial, conocido también como herencia materna. Este patrón de herencia se aplica a las alteraciones genéticas que involucran el ADN mitocondrial. Las alteraciones mitocondriales pueden aparecer en cada generación de una familia y pueden afectar tanto a varones como a mujeres, pero los padres no pasan rasgos mitocondriales a sus hijos.

Pruebas realizadas en IVAMI: en IVAMI realizamos la detección de mutaciones asociadas  con el síndrome de Kearns-Sayre, mediante la amplificación completa por PCR de deleciones en el ADN mitocondrial.

Muestras recomendadas: sangre extraída con EDTA para separación de leucocitos sanguíneos, o tarjeta impregnada con muestra de sangre desecada (IVAMI puede enviar por correo la tarjeta para depositar la muestra de sangre).