Sturge-Weber, Síndrome de …, Hemangiomatosis encefalofacial; Neuroretinoangiomatosis (Sturge-Weber syndrome) - Gen GNAQ

El síndrome de Sturge-Weber (SWS), también conocido como síndrome de hemangiomatosis encefalofacial o neuroretinoangiomatosis, es un proceso que afecta el desarrollo de ciertos vasos sanguíneos, dando lugar a anomalías en el cerebro, la piel y los ojos. El síndrome de Sturge-Weber tiene tres características principales: mancha de vino de Oporto, angioma leptomeníngeo y glaucoma; sin embargo, no todas las personas con síndrome de Sturge-Weber tienen las tres características.

El angioma leptomeníngeo, puede alterar el flujo sanguíneo en el cerebro y dar lugar a atrofia y calcificaciones en el cerebro por debajo del angioma. La disminución del flujo sanguíneo debida a los angiomas leptomeníngeos puede causar accidente cerebrovascular. Con frecuencia, estos episodios implican hemiparesia, anomalías de la visión, convulsiones (generalmente focales) y migrañas. En los individuos afectados, estos episodios suelen comenzar a los 2 años de edad. Las personas con síndrome de Sturge-Weber tienen diferentes niveles de función cognitiva, que van desde la inteligencia normal hasta la discapacidad intelectual.

En los individuos con síndrome de Sturge-Weber, el glaucoma generalmente se desarrolla en la infancia o a comienzos de la edad adulta y puede provocar deterioro de la visión y buftalmo. Además, los individuos con síndrome de Sturge-Weber pueden tener hemangiomas en varias partes del ojo.

Este proceso es debido a una mutación en el gen GNAQ (G protein subunit alpha q), situado en el brazo largo del cromosoma 9 (9q21.2), que codifica la proteína de Gαq. La proteína Gαq es parte del complejo de proteína G trimérico. Cuando el complejo proteico se une a un receptor, la proteína Gαq se une a una molécula GTP y se activa. La proteína Gαq activada se separa entonces del complejo de proteínas y activa las vías de señalización que ayudan a regular el desarrollo y la función de los vasos sanguíneos. La proteína Gαq convierte GTP en la molécula GDP, que inactiva la proteína. A continuación, se vuelve a unir al complejo de proteína trimérico, desactivando las vías de señalización.

 Se ha identificado al menos una mutación en el gen GNAQ en individuos con síndrome de Sturge-Weber. Esta mutación sustituye el aminoácido arginina por el aminoácido glutamina en la posición 183 en la proteína Gαq (Arg183Gln o R183Q). Después de su activación, la proteína Gαq alterada no puede convertir GTP en GDP. Como consecuencia, la proteína está siempre activa, y las vías de señalización controladas por ella están activadas constantemente. Este aumento de la señalización probablemente interrumpe la regulación del desarrollo de los vasos sanguíneos, dando lugar a la formación anormal y excesiva de los vasos antes del nacimiento.

El síndrome de Sturge-Weber no se hereda. La mutación que da lugar al desarrollo de este proceso es somática, lo que significa que ocurre después de la fecundación. En el síndrome de Sturge-Weber, se cree que la mutación ocurre en una célula a comienzos del desarrollo antes del nacimiento. A medida que esa célula continúa creciendo y dividiéndose, las células derivadas de ella, específicamente en ciertas células del cerebro, los ojos y la piel que participan en la formación de vasos sanguíneos, también tienen la mutación, mientras que otras células del organismo no la tienen. Esta situación se llama mosaicismo.

Pruebas realizadas en IVAMI: en IVAMI realizamos la detección de mutaciones asociadas  con el síndrome de Sturge-Weber, mediante la amplificación completa por PCR de los exones del gen GNAQ, y su posterior secuenciación.

 

Muestras recomendadas: sangre extraída con EDTA para separación de leucocitos sanguíneos, o tarjeta impregnada con muestra de sangre desecada (IVAMI puede enviar por correo la tarjeta para depositar la muestra de sangre).