Distrofia muscular relacionada con LAMA2 (LAMA2-related muscular dystrophy) – Gen LAMA2.

La distrofia muscular relacionada con LAMA2 es una alteración que provoca  debilidad y atrofia de los músculos esqueléticos. Esta alteración aparece generalmente en una de dos maneras: como un tipo de inicio precoz, más pronunciada, y la forma de inicio tardía, más leve.

La forma de inicio precoz de la enfermedad, también denominada distrofia muscular congénita tipo 1A, se hace evidente en el nacimiento o en los primeros meses de vida. Esta enfermedad se considera parte de una clase de alteraciones musculares denominadas distrofias musculares congénitas. Los niños afectados tienen debilidad muscular intensa, hipotonía, escaso movimiento espontáneo y contracturas. La debilidad de los músculos de la cara y la garganta puede provocar dificultades en la alimentación y retraso del crecimiento. La hipotonía también afecta a los músculos respiratorios, lo que puede dar lugar a infecciones pulmonares frecuentes y potencialmente mortales. Con frecuencia, a medida que los niños afectados crecen, desarrollan escoliosis y lordosis. En general, los niños con esta forma de la enfermedad no aprenden a caminar sin ayuda. Los problemas del habla pueden resultar de la debilidad de los músculos faciales y la lengua, pero la inteligencia es,  generalmente, normal. Ocasionalmente, pueden presentarse problemas cardíacos y convulsiones. Debido a los graves problemas de salud que se presentan en esta forma de la enfermedad, muchos individuos afectados no sobreviven más allá de la adolescencia.

Por su parte, la forma de inicio tardío se presenta más adelante en la infancia o en la edad adulta. Los signos y síntomas de esta forma de la enfermedad son más leves que en el tipo de inicio precoz y son similares a los de un grupo de alteraciones musculares clasificadas como distrofias musculares del anillo óseo. En la distrofia muscular de inicio tardío relacionada con LAMA2, los músculos más afectados son los músculos proximales, específicamente los músculos de los hombros, los brazos, la zona pélvica y los muslos. Los niños con esta forma de la enfermedad presentan retraso en el desarrollo de las habilidades motoras tales como caminar, pero en general, logran hacerlo sin ayuda. Con el tiempo, pueden desarrollar rigidez de la espalda, contracturas articulares, escoliosis y problemas respiratorios. Sin embargo, los individuos más afectados conservan la capacidad de caminar y subir escaleras, y la esperanza de vida y la inteligencia no se ve afectada.

Como su nombre indica, esta enfermedad es debida a mutaciones en el gen LAMA2, situado en el brazo largo del cromosoma 6 (6q22-q23). Este gen, codifica una subunidad de una familia de proteínas denominadas lamininas. Las proteínas de laminina están constituidas de tres subunidades diferentes denominadas alfa, beta, y gamma. El gen LAMA2, codifica la subunidad alfa-2. Esta subunidad se encuentra en la proteína laminina 2, también conocida como merosina, y que es además parte de otra proteína denominada laminina 4. La laminina 2 y la laminina  4, juegan un papel particularmente importante en los músculos esqueléticos. Estas proteínas, se unen a otras proteínas en la matriz extracelular y en la membrana de las células musculares, lo que ayuda a mantener la estabilidad de las fibras musculares.

Se han identificado más de 100 mutaciones en el gen LAMA2 en individuos con distrofia muscular relacionada con LAMA2. La mayoría de las mutaciones del gen LAMA2 que causan la forma grave, de inicio precoz, provocan la ausencia de laminina funcional de la subunidad alfa-2. Las mutaciones que dan lugar a la forma más leve, de inicio tardío, normalmente provocan una deficiencia de laminina funcional de la subunidad alfa-2. Esta deficiencia o ausencia, reduce la resistencia y la estabilidad del tejido muscular y da lugar a los signos y síntomas de la distrofia muscular relacionada con LAMA2.

Esta enfermedad se hereda con un patrón autosómico recesivo, es decir, ambas copias del gen en cada célula deben tener las mutaciones para que se exprese la alteración. Los padres de un individuo con una enfermedad autosómica recesiva tienen una copia del gen mutado, pero por lo general no muestran signos y síntomas de la enfermedad.

Pruebas realizadas en IVAMI: en IVAMI realizamos la detección de mutaciones asociadas  con distrofia muscular relacionada con LAMA2, mediante la amplificación completa por PCR de los exones del gen LAMA2, y su posterior secuenciación.

Muestras recomendadas: sangre extraída con EDTA para separación de leucocitos sanguíneos, o tarjeta impregnada con muestra de sangre desecada (IVAMI puede enviar por correo la tarjeta para depositar la muestra de sangre).